LICENCIAS URBANÍSTICAS


LICENCIAS URBANÍSTICAS

En términos generales, las licencias urbanísticas son autorizaciones que deben tramitarse ante la administración o ante los curadores urbanos, según sea el caso, para poder emprender y desarrollar una urbanización, construcción, parcelación o loteo, de acuerdo con los parámetros y normas establecidos en el plan de ordenamiento y demás instrumentos de planificación y normas urbanísticas de cada municipio o distrito.

Según el artículo 182 del Decreto-Ley 019 de 2012, que modifica el artículo 99 de la Ley 388 de 1997, las licencias urbanísticas son actos administrativos de carácter particular y concreto, expedidos por el curador urbano o la autoridad municipal o distrital competente, “por medio de los cuales se autoriza específicamente a adelantar obras de urbanización y parcelación de predios, de construcción, ampliación, modificación, adecuación, reforzamiento estructural, restauración, reconstrucción, cerramiento y demolición de edificaciones, de intervención y ocupación del espacio público, y realizar el loteo o subdivisión de predios”.

Dice también la norma que el otorgamiento de una licencia urbanística implica la adquisición de derechos de desarrollo y construcción en los términos y condiciones contenidos en el acto administrativo respectivo, así como la certificación del cumplimiento de las normas y demás reglamentaciones en que se fundamenta, y conlleva la autorización específica sobre uso y aprovechamiento del suelo en tanto esté vigente o cuando se haya cumplido con todas las obligaciones establecidas en la misma.

Una de las precisiones que hace el Decreto-Ley 019 de 2012 al respecto, es que los municipios y distritos no pueden pedir documentos adicionales a los establecidos por las normas nacionales (Decreto 1077 de 2015) para el trámite de las licencias, es decir que en esta materia, a dichos entes territoriales, sólo les compete bien sea directamente desde la administración o por medio de los curadores urbanos, revisar el cumplimiento de los requisitos y aprobar o negar las licencias. No obstante, esto no debe confundirse con la facultad que tiene el municipio o distrito para establecer las normas urbanísticas y técnicas sobre usos, edificabilidad, índices, etc., las cuales deben ser observadas por el curador o por la autoridad de planeación, al momento de la expedición de la respectiva licencia.

En los municipios donde no existan curadores urbanos, dichas licencias deberán ser expedidas directamente por la secretaría o dependencia de planeación.

Según el Decreto Nacional 1077 de 2015, las licencias urbanísticas pueden ser de urbanización, parcelación, subdivisión, construcción, intervención y ocupación del espacio público.

El artículo 99 de la Ley 388 de 1997 dice que para adelantar obras de construcción, ampliación, modificación y demolición de edificaciones, de urbanización y parcelación en terrenos urbanos, de expansión urbana y rurales, se requiere licencia expedida por los municipios, los distritos especiales, el Distrito Capital, el departamento especial de San Andrés y Providencia o los curadores urbanos, según sea del caso (Pedro Antonio Solarte Portilla en el libro Ordenamiento Territorial y Derecho Urbano, Editorial Leyer)


Posts Recientes
Archive